Clases de Danza Oriental en Vigo

La Danza Oriental es la evolución escénica influenciada por el ballet y otros bailes y corrientes de diversas danzas del Medio Oriente. La danza oriental se caracteriza por movimientos de cadera y de torso, suaves y ondulantes pero también fuertes y secos. En las clases trabajamos la corrección postural para buscar la elegancia de nuestros movimientos y evitar lesiones, así como la técnica y la interpretación.

Raks Sharqui (del Árabe, = danza oriental) no es sólo un arte antiguo, sino también un ejercicio sano, una forma de entretenimiento, un lenguaje corporal, y mucho más. Los movimientos son los esenciales de la naturaleza, circulares, espirales, infinitos… Sus orígenes se pierden en el tiempo, puesto que es más antigua que la escritura misma. Además, tiene un carácter universal, dado que a lo largo de la historia, distintas civilizaciones han practicado danzas con movimientos similares.

mumary-clases-yoga

Ejercicios

Ejercita todas las partes del cuerpo: espalda, brazos, pectorales, glúteos, caderas y piernas. Los ejercicios tonifican nuestros músculos, los relajan y fortalecen nuestros huesos dotándonos de una mayor flexibilidad articular y descarga esos puntos de tensión que pudiéramos tener.

Postural

Corrige la postura corporal gracias la trabajo de la zona abdominal y pélvica. Al ser más conscientes de la postura, podemos corregirla no sólo en el baile sino también en nuestro día a día. Esto contribuye en gran medida a la reducción de dolores de espalda como las lumbares.

Suelo Pélvico

Fortalece el suelo pélvico. Con los movimientos de la Danza del Vientre tonificamos y reforzamos la musculatura pélvica, aquella que sostiene órganos tan importantes como la vejiga, el recto, el útero o la vagina. El trabajo sobre esta zona es beneficioso para aquellas mujeres que padezcan o quieran prevenir: incontinencia, estreñimiento, vaginismo, dolores durante la menstruación o aquellas que quieran recuperar el tono muscular después del parto.

Circulación

Mejora la circulación. Es precisamente este ejercicio con sus movimientos y respiración el que mejorará nuestra circulación aliviando o previniendo patologías relacionadas como la tensión alta.